¿Le han echado lejía al morado que cada vez es más rojo?

Hace pocas semanas se celebraron unas nuevas elecciones en ésta país, por cierto, ¿alguien se ha preguntado cuanto nos ha costado a todos los españoles el tener dos elecciones en el plazo de un mes? La cifra es astronómica, pero claro, había que hacer bien los cálculos, porque todo esto está calculado y bien calculado... en coste electoral, claro, que no económico. Éste último da igual, total, pagamos todos los españoles.

Bueno, el tema es que hubo una nueva convocatoria electoral y la tendencia parece continuar la tónica de las generales. Mientras el azul y el naranja siguen peleando por centrarse y decir quién es la alternativa, el verde parece disiparse un poco, –aunque todo es muy relativo– y ojo, que en otros países europeos los partidos de extrema derecha siguen creciendo aunque, para el bienestar del corazón de muchos europarlamentarios, no han crecido tanto como se esperaba.

Mientras, el morado, ése color que se consigue de la mezcla del azul y del rojo, se ha convertido directamente en rojo y es que el partido del 'coletas' cómo un miembro de su partido le llamó después del desastre electoral, se está diluyendo poco a poco y es que los que presumían de ser diferentes han demostrado que son cómo todos provocando una verdadera debacle electoral, y eso que en todas las elecciones siempre ganan todos, porque si pierden, siguen diciendo que ganan, da gusto ése deporte. Lo que si es cierto, es que el panorama político español se ha teñido del color rojo, con un azul anaranjado y algo verdoso intentando decir que también han ganado y con el morado sonrojado, pero que sigue peleando por ser ministro, en fin, esto es política.


Lo que sino es política son las recomendaciones musicales que proponemos, y en esta ocasión lo vamos a hacer con dos clásicos aunque muy diferentes. Por un lado, la música electrónica de uno de los grandes del ambient electrónico de los años '90, los 'FSOL' y un álbum que recopila temas de sus archivos no publicados en sus discos y por otro lado Jon Anderson y su obra conceptual 'Olias Of Sunhillow' un incunable que no debería de faltar en ninguna colección de los amantes de la buena música. Espero que los disfrutéis.

future sound01 ultima fronteiraThe Future Sound Of London
From The Archives Vol. 2
2007
https://www.fsoldigital.com/

“The Future Sound Of London”, también conocidos como FSOL son un dúo inglés formado por Brian Dougans y Garry Cobain, en los años 90 fueron unos de los impulsores de la música electrónica dentro del mundo cyber y su música nos introduce precisamente en esos mundos cibernéticos donde cualquier cosa es posible.

“From The Archives Vol. 2” es la segunda parte de la serie que iniciaron para mostrar aquellos temas que compusieron en su momento, pero que no llegaron a formar parte de ningún trabajo, en concreto, en esta ocasión, so ntemas de los años '90 compuestos en el período de sus trabajos “ISDN” y “Lifeforms”, dos de los más conocidos de su carrera y sin lugar a dudas, aquí nos encontramos con temas que nos reucerdan ésa época, sonidos cibernéticos, sonidos oscuros, que en ocasiones nos recuerdan a esas ciudades de películas como Blade Runner.

Sin lugar a dudas, un fantástico trabajo para no perder esas pequeñas joyas que el grupo tenía en el cajón, mejor dicho, en el ordenador, de los recuerdos.


 

JonAnderson olias ultima fronteiraJon Anderson
Olias Of Sunhillow
1976

Debo de reconocer, que no soy un experto en este estilo musical, pero tengo que reconocer lo especial que es esta obra.

Jon Andreson lo conocí por sus colaboraciones con el gran Vangelis y a partir de ahí, descubrí que fue uno de los fundadores de la mítica formación 'YES' y que en solitario, creo obras maestras cómo esta.

'Olias Of Sunhillow' fue su primer trabajo publicado en solitario y nos muestra la historia de una raza alienígena forzada a viajar hacia un nuevo mundo tras una catátrofe volcánica que destruyó el suyo, con esa premisa, el compositor creo esta obra maestra, tanto por su música cómo su maravillosa portada creada como una historia ilustrada.

Estamos ante una obra muy recomendable, tanto por su aspecto musical como por su aspecto visual, un trabajo que hay valorar en todo su conjunto y que merece esta en la estantería de cualquier amante de la música.