Sueños de Afouteza

Foto: ©Arturo Villanueva Lobo Foto: ©Arturo Villanueva Lobo

Un puñetazo en la mesa, un improperio que se escuchó en todas las calles colindantes a mi casa, y un cuerpo cansado que se dejó caer contra el respaldo del sofá mientras soltaba un bufido.

El gol de Rashford fue una losa demasiado pesada para mí. Un jarro de agua fría que me despertó de un sueño europeo y de una realidad que, envueltos en un clima festivo, había olvidado. No estábamos jugando contra un cualquiera, teníamos delante (y seguimos teniendo, que a nadie se le olvide) al Manchester United.

Recordemos que, por mucho que nos ilusione la posibilidad de pasar, ante nosotros hay un conjunto capaz de soltar 120 millones de euros por un solo tipo. Nosotros tuvimos un gasto de 6,8 ‘kilos’. Que, a ojo, debe ser lo que gasta al año Fellaini en cera para el pelo.

celta manchester01

Foto: ©Arturo Villanueva Lobo

No nos paremos a analizar el partido, todos sabemos lo que ocurrió. El Celta salió con demasiado miedo. La Afouteza se repartió entre los corazones de los aficionados y las farolas de Gran Vía, pero en el verde más bien poco. Quizás no era la palabra adecuada para el partido de ida. El resultado es claramente desfavorable al Celta, desde luego, pero eso no quiere decir que no haya posibilidades ¿Y saben por qué? Porque en Old Trafford sí que habrá Afouteza.

El Celta debe ganar. Está obligado a una gesta de proporciones épicas. Por eso habrá tramos del partido donde el equipo juegue a pecho descubierto, y entonces los ingleses sí sabrán lo que quiere decir esa palabra rara que colgaba de todos los carteles de las calles viguesas.

celta manchester03

Foto: ©Arturo Villanueva Lobo

Sueño con ver a los hinchas del Manchester con la boca abierta por el baño futbolístico recibido. Sueño con un Mourinho desesperado en la banda, con un marcador que refleje la superioridad del Celta, con el mundo frotándose los ojos con nuestro juego. Sueño con ver el estadio inglés en silencio mientras retumban los ecos de nuestra afición. Pensarán que estoy soñando demasiado pero ¿Acaso no jugaremos en el Teatro de los Sueños?

Vayamos soñando a la final, tiñamos Manchester del verdadero celeste y, pase lo que pase, hagamos que el mundo entero sepa de verdad qué es Afouteza.