Logo
Imprimir esta página

Train to Busan

Allá por finales del pasado siglo XX y principios de este, aún recién estrenado, siglo XXI, el cine asiático de terror vivió un momento de esplendor que le hizo traspasar fronteras a gran escala y conquistar las salas de cine y videoclubes occidentales. Con Ringu (El Círculo) de 1998 como máximo exponente, se inició un desembargo de cintas de terror venidas de oriente, en su mayoría de Japón, de una calidad sobresaliente y de las que un Hollywood en crisis creativa no tardó en realizar sus propios remakes. Es el caso de filmes como Dark Water (2002), La maldición (2002), The Eye (2002), Dos hermanas (2003) o, la muy desconocida pero genial, Shutter (2004), cuya versión americana, bastante aceptable también, se tituló Retratos del más allá (2008).

El común denominador en este tipo de cine es que todo suele girar en torno a entes sobrenaturales, espíritus atormentados o demonios, en su mayoría proveniente del folclore y mitología asiáticos. Salvo raras excepciones como The Host (2006), el cine de terror oriental no suele tocar otros temas.

Es por ello llamativo que esta nueva vuelta de tuerca al cine de zombies, tan de moda en nuestros días, nos llegue de un país como Corea del Sur.

La historia de Train to Busan tiene como eje central la relación paterno-filiar entre un padre divorciado, ausente y absorbido por su trabajo, y su hija que, el día del noveno cumpleaños de esta, se ven atrapados en un tren en dirección a la ciudad de Busan durante un inesperado ataque zombie. Evidentemente, no estarán solos ya que en dicho tren viajan una serie de personajes variopintos, muy típicos en este tipo de cine la mayoría de ellos, que se unirán a esta aventura de supervivencia. Al mismo tiempo y con cuentagotas iremos recibiendo pequeñas informaciones que completarán la historia, dándonos un retrato más amplio de la situación global y de las causas de todo.

train to busan 02

Si bien es cierto que la cinta no aporta nada nuevo al cine del subgénero de zombies y no destaca en exceso en ninguna de sus facetas, el director sabe jugar sus bazas y aprovecha el reducido espacio que podemos encontrar en un tren de pasajeros para crear un ambiente opresivo y claustrofóbico y mantener la tensión en todo momento. Los efectos especiales y de maquillaje son correctos, sin grandes alardes y es en el apartado de fotografía donde encontraremos un trabajo sobresaliente, con inteligentes y estudiados planos que nos transmiten mucho más de lo que podemos ver a simple vista.

A la cinta no le falta su gramito de drama y moraleja dejando claro, una vez más que al fin y al cabo, el ser humano puede ser el peor monstruo sobre la faz de la tierra. En los diversos enfrentamientos con los zombies o entre los propios humanos podemos vislumbrar metáforas de situaciones diarias y actuales que pueden hacernos reflexionar sobre la naturaleza humana.

Así que, en resumen, nos encontramos ante una cinta más del género zombie que, aunque no destaca en especial del resto de producciones similares que nos suelen llegar, podremos apreciar si somos seguidores de este tipo de cine o si, simplemente, queremos pasar un rato entretenido.

train to busan 03

© 2015 Comarcasnarede.es Todos los derechos reservados