Helechos arborescentes

Que viene a ser el nombre más aceptado para este tipo de plantas, yo prefiero llamarlos helechos arbóreos, por un lado porque es válido y por otro por vagancia, se ahorran cuatro letras, casi nada. También dio título a un libro de Francisco Umbral, personaje que se enfadaba bastante cuando no hablaban de su libro, yo lo hago y dicho queda. Amistades póstumas.

Son más propios del hemisferio sur pero no exclusivos, y con una sola especie en Europa, la Culcita macrocarpa Presl, o helecho de los colchoneros, que no alcanza las proporciones de sus primas sureñas.
Tuvieron su esplendor en el Carbonífero hace unos 300 millones de años, día arriba o día abajo, y llegaron a nuestro tiempo gracias a su especial dureza, y que “tomaron precauciones” contra ser la dieta de los herbívoros, tales como incorporar sustancias tóxicas, de mal sabor o incluso espinas disuasorias.

El aspecto general de estos helechos recuerda a las palmeras y, al igual que éstas, su tronco no es leñoso, en este caso está constituido por un rizoma de raíces de tamaño variable según la especie, así en algunos casos difícilmente alcanzan el metro y en otros, excepcionalmente, pueden llegar a los 25, ideales para podar desde un octavo piso, este tipo de tronco se llama estipe.

Se agrupan básicamente en dos familias, Ciateaceas y Dicksoniaceas y otras dos menos conocidas que son cibotiaceas y metaxiaceas que, entre todas, cuentan alrededor de 600 especies, muchas de ellas de distribución tropical o subtropical y otras que pueden vivir en latitudes como la nuestra, o con peor clima, pues aguantan temperaturas de hasta 15º bajo cero, en especial si su procedencia es Australia o Nueva Zelanda.

El género Cyathea, cuyo nombre viene del griego Kyathieon y significa pequeña copa en referencia a la forma que tienen los soros. Es el género que tiene más especies, sobre las 470, el tronco es único salvo para unas pocas excepciones con el tronco ramificado.

helechos arborescentes Cyathea cooperii

La más conocida es la Cyathea cooperi (Hook ex Muell) Domin, que recibe el nombre específico en honor de Sir Daniel Cooper que ejerció de político en Nueva Gales del Sur, puede alcanzar una altura de 15 metros y unas hojas de hasta seis. En Vigo están plantados en la Alameda, en el jardín de Quiñones de León y en la rotonda de Severino Cobas, también en algún jardín particular. Naturalizada en Hawaii donde constituye una plaga que amenaza a las especies autóctonas.

helechos arborescentes australis

C. australis (R. Br) Domin, el nombre específico se debe a su procedencia del hemisferio sur. Se trata de un helecho muy resistente pudiendo vivir a pleno sol y aguantando temperaturas muy bajas y, cuando esto ocurre, puede perder las hojas, rebrotando cuando la temperatura vuelve a ser propicia. Se le conoce como helecho rugoso.

Si el anterior era el helecho rugoso, este es el helecho liso o C. brownii Domin, recibe su nombre específico en honor de Robert Brown, es el helecho arbóreo más grande del mundo, sobrepasando los 20 metros de altura y una longitud de hojas de 6 metros, se trata de un endemismo de la isla de Norfolk, siendo menos resistente a las heladas que otros de su mismo género.

C. dealbata (G. Foster) Swartz que recibe el nombre específico por el color blanquecino del envés, se denomina helecho plateado, y conocido en Nueva Zelanda con el nombre maorí de ponga, es todo un símbolo en este país, apareciendo en su escudo y como emblema deportivo, entre otros, de los “All Blacks”, selección nacional de rugby. Muy parecida a esta es la C. milnei Hook ex Hook f, con nombre específico en honor del recolector inglés W. G. Milne, diferenciándose únicamente de la anterior en que el envés de la hoja es verde claro en lugar de blanquecino e incluso hay quien la considera una subespecie de la dealbata.

Cambiamos de color y llegamos al helecho arbóreo negro o C. medullaris (G. Forst) Swartz, que se llama así porque los maoríes comían su médula y conocían a la planta como “mamaku”. Es un helecho de gran tamaño pudiendo alcanzar los 20 metros en una variedad, la Black Giant of New Zeland. Fue importada a las Azores donde se naturalizó y estos ejemplares se conocen como “Azores type”.

helechos arborescentes medullaris

El género Dicksonia recibe el nombre en honor de James Dickson, botánico inglés, tienen un número sustancialmente menor de especies que las ciateas, apenas 20 y se diferencian a simple vista de estas por tener excrecencias pilosas en tronco y ramas, mientras que ciatea las tiene escamosas.

La D. antarctica Labill es, dentro de la rareza, uno de los helechos arbóreos más comúnmente cultivados, su nombre específico se refiere a su distribución sureña al ser originario de Australia. Fácil de cultivar por adaptarse a todo tipo de suelos y por aguantar temperaturas bajo cero. Podemos observar dos ejemplares muy bonitos en la calle Damas Apostólicas en la Ramallosa, se recomienda ir a verlas con vestidos recatados “por si las monjas”.

D. fibrosa Col, que recibe este nombre por la naturaleza fibrosa del tronco, es muy similar a la anterior, pero mucho menor y con un crecimiento de solo 2 cm anuales.

helechos arborescentes fibrosa

D. squarrosa (G. Forst) Sw, cuyo nombre significa con escamas por la forma en que quedan las hoja secas en el tronco. De tronco muy fino es de rápido crecimiento y con la capacidad de brotar de la base cuando la planta muere.

helechos arborescentes squarrosa

En varios países de América Latina se aprovechan los troncos de lo helechos arbóreos, que llaman xaxim, para desmenuzarlos y usarlos a modo de turba en los semilleros, también los cortan en “toros” y ahuecan haciendo una maceta para el cultivo de orquídeas, sufriendo esta práctica la D. sellowiana en particular por tener un tronco de 40 cm de diámetro. El problema es que en algunos sitios estos helechos están en peligro de extinción, afortunadamente se están tomando medidas de protección, prohibiendo la tala.

Fotos: JARDÍN DE HELECHOS. Donas, Gondomar.

Más en esta categoría: « Cola de caballo Helechos cultivados »