El piano, poesía musical

Para este fin de semana proponemos el piano como punto de expresión musical desde la vertiente minimalista de Bruno Sanfilippo y pasando por la belleza de Fiona Joy Hawkins.

bruno sanfilippoBruno Sanfilippo
Inside Life
2015
www.bruno-sanfilippo.com

Bruno Sanfilippo es uno de los grandes compositores residentes en nuestro país, un hombre que trabajo tras trabajo nos demuestra su buen hacer, su visión de la música, su exquisitez compositiva y por supuesto, su calidad musical.
En este “Inside life” nos vuelve a sumergir en ese minimalismo al que nos viene acostumbrado en su ultimas obras, un trabajo realizado con una exquisitez sublime, con un gusto por el detalle el cual sólo se encuentra en compositores de la talla de Bruno.
Desde el primer corte nos va atrapando con el sonido de su piano, minimalista, enigmático que en esta ocasión también se encuentra acompañado por el cello e incluso en algunos cortes por las voces, pero todo de forma muy súblime para crear un disco enigmático, minimalista, profundo.
Los amantes de la buena música siguen de enhorabuena, aún quedan compositores capaces de seguir mostrando arte en su forma de componer, en crear sonidos que nos atrapan y envuelven, que nos muestran que aún existe el buen gusto, así que no queda nada más que disfrutar de este “Inside Life” y esperar que muy pronto el compositor nos deleite con una nueva obra.

 


 

Fiona joyFiona Joy
Signature - Solo
2015
www.TinyIslandMusic.com

Fiona Joy es una fantástica pianista de origen australiano, su elegancia personal se mafiniesta en su música, en su forma de tocar el piano, haciendo del ya de por si bello instrumento, una alegoría a la belleza y es que su delicadeza y su dulzura se manifiestan en todo su esplendor a traves de sus notas.
Trabajo tras trabajo, esta australiana nos sigue enamorando con sus composiciones, con su forma de tocar y es que desde que la hemos descubierto, no hemos podido dejar de seguir maravillados con su sonido, todo un verdadero placer del que debe de disfrutar todo el amante de la buena música.
Simplemente, cerrar los ojos, pensar en un escenario con un piano de cola en el centro y dejar que la mente se evada de todo los que nos rodea para simplemente disfrutar de la música.