Primero sanear, después embellecer

Colector del Sar en Santiago Colector del Sar en Santiago

Echándole el obligado ojeo diario a comarcasnarede.es, leo con suma incredulidad que habilitan más de medio millón de euros para mejorar el paseo del río Louro. Inmediatamente me viene a la mente una pregunta: ¿Qué necesita el Louro más urgentemente, que lo limpien o que lo adecenten?

Nadie, en su sano juicio, va a criticar cualquier obra de mejora en los ríos, pero la realidad es que se acometen muchas más obras de las llamadas “estéticas” que de las “estratégicas”, cuando éstas últimas son las que ciertamente inciden en la calidad de vida de los vecinos, turistas y pescadores.

El Louro tiene un recorrido francamente pequeño, unos 30 kms., por lo que cualquier punto contaminante hace baladí la obra más ostentosa. Pequeño y con poco caudal, el río atraviesa núcleos de Tui, Porriño, Mos, Salceda de Caselas y Salvaterra. Lo preocupante es que cerca del cauce se cifra en 600 el número de empresas en plena actividad.

saneamiento louro

No vamos a presuponer nada pero entenderán los lectores que con una empresa que no se ajuste milimétricamente a la ley en cuanto a depuración de residuos, el río está condenado a colgar el cartel de “estercolero”.

En materia de saneamiento, medio millón de euros no significan nada ya que los costes son altísimos pero ya me dirán ustedes de qué vale embellecer las orillas y un paseo si el agua huele a m... (creo que no hace falta decirles a qué huele el agua...)

Hace un tiempo, cuando las obras faraónicas llenaban los presupuestos del Estado, se hizo pública la partida de 3 millones de euros para un paseo fluvial de Padrón a Santiago. La obra, cuestionable desde la base del rigor y de la política medioambiental bien entendida, quedó suspendida con el primer andazo de los recortes. Respiramos tranquilos.

colector sar big

Se iban a enterrar 3 millones de euros en una obra innecesaria. Lo verdaderamente necesario es sanear el Sar. El río de Cela y Rosalía tiene ratas del tamaño de una foca y los mosquitos te pueden dejar el brazo como una sandía. Esto y las posibles infecciones de los paseantes no importaba, el caso era meter un paseo de muerte en un río de tanatorio (ya decía el Doctor Juan José Moralejo que la temporada de caza dura tres meses pero la del cazo dura todo el año...)

El caso del Louro, aún con sus diferencias, es similar. Lo lamentable es que además de ese medio millón de euros para mejorar el paseo no se metan otros tantos euros en la limpieza del río, que es lo verdaderamente importante. ¿O no?

Miguel Piñeiro

Escritor, periodista y editor

miguelpesca.com