Disfruten mientras puedan

La jornada de esta semana se espera movidita. No solo por la testicular mosca de la huelga revoloteando, también porque tiene tintes sombríos deportivamente hablando.

El Celta, que es el que importa (ya ven, me desvelo), recibe a un Sevilla reforzado moralmente tras su exhibición en la Europa League. Berizzo deberá mostrar sus dotes de gestión de vestuario para que los suplentes de los pesos pesados rindan. Ni Nolito, ni Larrivey, ni Cabral, ni Mallo, entre otros, pisaran esta noche el césped de Balaídos. El horizonte de Europa no es una utopía y los nuestros saldrán a morder.

En la zona alta, el R. Madrid y el Barça siguen "en la pomada", sobre todo el Madrid que tuvo que aplicarse una buena dosis tras la derrota en Turín, y que jugará contra un Valencia dispuesto a reafirmar su condición de equipo Champions. La liga blanca pasa por ganar, hacer pleno, y esperar a que el Barça pinche. Algo poco probable viendo el estado de forma de los de Luis Enrique.

El conjunto culé viene de exhibirse ante el Bayern de Guardiola y buscará una nueva victoria ante la Real Sociedad, el lugar donde empezó todo pero probablemente donde no acabará, ya que el Calderón apunta a ser el escenario que elija al campeón.

Y mientras los demás pelean, los más mortales buscan evitar descender, arañar unos puntos para acceder a Europa o simplemente ganar. Todo mientras la mosca no aterrice. Porque cómo lo haga tendremos que pasarnos a la petanca.

Ustedes hagan lo que quieran, pero yo, por si acaso y como buen gallego ligeramente pesimista, voy a empezar a darme una vuelta por el parque.

Más en esta categoría: Rellenando un corazón huérfano »