Aviso
  • JFolder: :files: a ruta non é un cartafol. Ruta: /home/C000081/web/comarcasnarede.com/public_html/hemeroteca/images/canhon do sil01
  • JFolder: :files: a ruta non é un cartafol. Ruta: /home/C000081/web/comarcasnarede.com/public_html/hemeroteca/images/canhon do sil02
  • JFolder: :files: a ruta non é un cartafol. Ruta: /home/C000081/web/comarcasnarede.com/public_html/hemeroteca/images/canhon do sil03
Noticia
  • There was a problem rendering your image gallery. Please make sure that the folder you are using in the Simple Image Gallery Pro plugin tags exists and contains valid image files. The plugin could not locate the folder: images/canhon do sil01
  • There was a problem rendering your image gallery. Please make sure that the folder you are using in the Simple Image Gallery Pro plugin tags exists and contains valid image files. The plugin could not locate the folder: images/canhon do sil02
  • There was a problem rendering your image gallery. Please make sure that the folder you are using in the Simple Image Gallery Pro plugin tags exists and contains valid image files. The plugin could not locate the folder: images/canhon do sil03

Cañon do Sil - Santa Cristina (PR-G 98)

Historias de un Viernes, pero no un Viernes cualquiera
Corría por la autopista, apenas había tráfico. Al girar la cabeza y mirar atrás podía ver las luces de las cabinas del peaje. Eran las 7,15h de la mañana del 19 de octubre ¿qué hacía allí? No recordaba nada. Corría en sentido de la circulación. Pasó un coche, y aunque aminoró la marcha no se detuvo, y después otro y otro, pero ninguno se detenía. El corazón me latía a 1000 por hora, ¿de dónde venía? ¿a dónde iba? No recordaba nada, todo estaba oscuro en mi memoria.

Pasado un tiempo, que me pareció eterno, un coche reduce la marcha y se para en el arcén. Se abre la puerta y me llaman. No sé que hacer, hace frío y no puedo entender como he llegado a esta autopista. Así que me arriesgo y salto dentro. Me sonríe y con una voz suave me dice que esté tranquilo, que no pasa nada, que estoy a salvo ¿Cómo puedo entenderla si soy un perro y ella humana?

Sin embargo estoy a gusto, hace calorcito y nos alejamos de esta carretera infernal. Tras 15 minutos de marcha llegamos a una zona industrial donde el coche se detiene. Nos bajamos y quiere que entre en una de las naves. Yo no quiero, no quiero atravesar la puerta. No me dejaban entrar en la casa, eso si lo recuerdo, me reñían, me echaban a escobazos. Así que echo a correr, tengo que escapar ¿pero a dónde? Ella viene detrás de mí, me llama con una voz tan dulce que tengo que detenerme. Y vuelvo con ella. Me acaricia con amor, me coge en brazos y entramos en la nave. Me ha llamado VIERNES.

RUTA CAÑON DO SIL – SANTA CRISTINA PR-G 98
La ruta de hoy discurre en el Concello de Parada de Sil. Con un recorrido de 18 km, perfectamente marcado, que puedes dejar en 13 km, si desde Fondo de Vila te desvías hacia Parada. Nosotros hemos realizado esta última variante. Todo el camino es un regocijo para los sentidos, por la maravilla de los paisajes, de los sonidos y olores. Tienes que pararte a cada paso a admirar lo que ves. Y así espero que mis palabras sean vuestros ojos y vuestro olfato, porque huele a otoño, a castañas y setas, a madroños con frutas, a hojas secas y bellotas, huele a naturaleza virgen, de soutos y carballeiras, de bosques que no conocen el eucalipto. El rumor de los arroyos, de la brisa y de los pájaros distrae y mece tus pensamientos. Y sobre todo ese silencio que por momentos te invade y sobrecoge. Esto es naturaleza en estado puro, la que te deja sin aliento y de donde nunca te quieres ir. ACOMPAÑADME y os lo demostraré.

{gallery}canhon do sil01:::0:{/gallery}El punto de inicio es la Plaza del Barquilleiro, donde está perfectamente señalizado el sendero, cruzamos la carretera general y nos dirigimos a la crtra. de Castro y después de unos cientos de metros nos desviamos a la derecha. Por caminos de carros flanqueados por muros de piedra, aparecen los primeros soutos, estamos en época de recogida, y las gentes del lugar se afanan en recolectar. Seguimos la senda, hay tal abundancia de setas que es un paraíso para recolectores. Pero ya sabéis, solo recoged los que estéis seguros porque un error en la catalogación puede darnos un grave disgusto. Los castaños son espectaculares, la naturaleza es caprichosa y sus formas asombran. Llegamos a la aldea abandonada de Chamoso. Casas engullidas por la vegetación que te trasladan a cuentos de hadas. Y así, poco a poco, estamos en Castro. Por el camping de este pueblo se accede al primer mirador, el de Castro. Si el camping está cerrado hay un camino que pasa por detrás que te lleva hasta él.

Avanzamos en la ruta, hasta un cruce perfectamente señalizado, del que si nos apartamos 600 metros, llegamos al Monasterio de Santa Cristina, construido entre finales del siglo XII y principios del XIII. Fue uno de los más importantes de la Ribeira Sacra durante la Edad Media. Su decadencia comienza con la reforma monástica del siglo XV y desaparece como abadía al convertirse en priorato del Monasterio de San Estevo a principios del XVI. En el ábside central de la cabecera de la nave se conservan unos frescos de finales del siglo XVI.

{gallery}canhon do sil02:::0:{/gallery}Haciendo ángulo recto con la fachada está la portada de entrada al monasterio donde podemos admirar el claustro. Si al salir alzamos la vista encontramos un viejo castiñeiro improvisado como altar natural a San Benito, que sustenta todo un cúmulo de ofrendas de sus devotos. Este santo es motivo de devoción en la tradicional romería que se celebra todos los veranos en el lugar.

Desandando el camino volvemos a la senda. Ahora en una bajada muy empinada, rodeada de madroños con fruto, llegamos a una zona de antiguas "travesas" de viñas donde han crecido castaños. Impresiona lo empinado de la ladera llena de piedras de los bancales que se han desmoronado, y la cantidad de musgo que impregna todo. Hay gente recogiendo castaña y 2 caballos esperando para transportar la preciada carga. Esta zona, es quizás, la peor señalizada, pero yendo con cuidado enseguida retomamos las señales.

{gallery}canhon do sil03:::0:{/gallery}A continuación toca subir, no es una subida muy larga pero si moderada, en zigzag hasta Portela. Aquí giramos a la izquierda. Ascendiendo empezamos a ver las primeras imágenes del Cañón del Sil. En este punto apreciamos la orografía de la montaña al otro lado del río. Vemos varias viñas cultivadas. Es un paisaje sobrecogedor. Hacemos un alto en el camino para sentarnos a observar, a escuchar, a oler. Somos nosotros solos y la naturaleza. Una ventana hacia los elementos, la tierra, el agua y el aire.

Con pesar retomamos el camino y llegamos al mirador de Fontiñas, y a la cascada del Gavias (que ahora no tiene agua). Seguimos ascendiendo para llegar al Mirador do Fental. Se ha levantado aire y al estar tan expuestos, parece que en cualquier momento nos convertiremos en pájaros sobrevolando el cañón. Y por último los Balcones de Madrid, los más conocidos para observar el Sil y su cañon. Un catamarán surcar las aguas del río.

Rodeamos el campo de futbol y nos encontramos un "Foxo de Lobo", pozos que se utilizaban para cazar los lobos. Y así avanzando llegamos a Fondo de Vila y a Parada.

Fotos: José Rodríguez Pérez
Enlace Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11125646