¿Es Amy Adams la nueva Meryl Streep?

Es difícil, muy difícil, dar con un actor o actriz de esos que todo lo que hace le sale bien. De esos que, como dice el dicho, lo mismo valen para un roto que para un descosido, y lo mismo interpretan un drama, una comedia, un musical o una de ciencia ficción sin despeinarse y dejando el pabellón bien alto. Son rara avis que aparecen a razón de uno o dos en cada generación y que consiguen poner de acuerdo a público y crítica. Sus estanterías suelen acumular premios y nominaciones y su nombre en un cartel es garantía inequívoca de éxito. Y la verdad es que, cuando fracasan, rara vez es por su trabajo, sino más bien por otros factores.

Suscribirse a este canal RSS