Ruta a Bulnes desde Poncebos (Asturias)

Historias de un viernes, pero no un Viernes cualquiera

Eso es la realidad, nadie me quiere aquí. Tanta charla me ha dado hambre, pero hoy es sábado y nadie madruga salvo que ellos se vayan a vivir aventuras. La lluvia golpea las ventanas con fuerza , con tanta fuerza que apenas se escuchan los ladridos de los perros del otro lado de la carretera. Balú se ha estirado debajo de la mesa y mueve la cabeza con un tic entre aburrido y ansioso.

Suscribirse a este canal RSS