Hierbas de San Juan

Al llegar la primera semana de junio la chiquillada del barrio se reunía provista de machetas, sierras, cuerdas y cualquier herramienta válida para la tala y traslado de ramas o todo tipo de material que ardiera. Importante era tener un mástil a cuyo alrededor se disponía la "cosecha" diaria, lo esencial es que fuera alto y derecho, como el pino o el eucalipto o, mejor aún, despistar un poste de Telefónica o Fenosa.

Suscribirse a este canal RSS