La injusticia de una sentencia reclamada

Sí, era violación. Seguro que ninguno lo imaginábamos. ¿Cómo va a ser violación que cinco tipos metan a una chica ebria en un portal y la fuercen anal, bucal, y vaginalmente? La sentencia más lógica era, sin lugar a dudas, la del Tribunal Superior de Justicia de Navarra. Porque es un abuso clarísimo. Por eso miles de personas salieron a la calle para reclamar justicia. Justicia de verdad, no esa que no nos protege ni nos ayuda.

Suscribirse a este canal RSS