Llega de noche

Una de las peores cosas que te puede pasar cuando vas al cine es que la película no tenga absolutamente nada que ver con lo que te han vendido. Cuando esto pasa, el resultado suele ser una tremenda decepción. En el sentido opuesto, el único ejemplo que consigo recordar de los años recientes es Passengers de Morten Tyldun y, si me remonto muy atrás en el tiempo, también puedo poner como ejemplo a Pequeña Miss Sunshine de Jonathan Dayton y Valerie Faris.

Suscribirse a este canal RSS