Lantana

Este arbusto conocido como banderita española como aquella canción de la folclórica cantante Marujita Díaz, banderita tu eres roja, banderita tu eres gualda, que son los mismos colores que tiene una de las variedades de esta planta. Marujita tenía la rara habilidad de mover los ojos por sus órbitas como si jugaran a la ruleta con un balón de fútbol que, popularmente, se llama chirivitas y médicamente nistagmo.

Helechos cultivados

No es que sean las plantas más solicitadas, ya el mero hecho de no producir flores las hacen menos atractivas para los aficionados, sin embargo la diversidad de formas de las hojas y la gracilidad de muchas especies las hacen particularmente atractivas. En floristerías y viveros podemos encontrar una amplia oferta de la que vamos a ver una pequeña muestra, unas corrientes y otras que lo son bastante menos.

Helechos arborescentes

Que viene a ser el nombre más aceptado para este tipo de plantas, yo prefiero llamarlos helechos arbóreos, por un lado porque es válido y por otro por vagancia, se ahorran cuatro letras, casi nada. También dio título a un libro de Francisco Umbral, personaje que se enfadaba bastante cuando no hablaban de su libro, yo lo hago y dicho queda. Amistades póstumas.

Cola de caballo

Las colas de caballo son un grupo de helechos que aparecieron en el Devónico y tuvieron su época de esplendor en el Carbonífero, hablamos por tanto de hace unos 400 millones de años, constituyendo unas de las plantas más antiguas del planeta. En sus buenos tiempos formaban espesos bosques y su porte era arbóreo pero esta característica desapareció tras el cataclismo del Carbonífero.

Los helechos

El mundo del coleccionismo es de lo más variopinto y nadie se extrañaría si alguien expusiera su colección de tazas de water. El mundo de las plantas no es ajeno a esta fiebre siendo habitual que mucha gente tenga su debilidad por cactus, suculentas, orquídeas, carnívoras, o bonsais.

Ombú, árbore senlleiro

Tras seis años de lucha encarnizada con la burocracia de la Xunta de Galicia, al fin, el IES DO CASTRO consigue que su ombú sea declarado como 'Árbore Senlleira de Galicia', uniéndose así a la camelia, el eucalipto, el haya, y el tulipero del Pazo de Castrelos, a la casuarina de la Plaza de Compostela, y al emblema de la ciudad, el olivo del paseo de Alfonso, como árboles representativos de Vigo en el catálogo que para estas lides publican los próceres de nuestra Comunidad para resaltar lo más granado de la vegetación galaica.

La soledad del nenúfar

En el breve espacio de 15 días nos encontramos con dos noticias botánicas que afectan a la ciudad de Vigo, tal y como recoge la prensa “analógica”. Por un lado, parece ser, que al fin se reconoce al ombú del IES do Castro como “Árbore Senlleira de Galicia” y por otro la floración de un inmenso nenúfar, de la misma especie que ya había florecido en 2013 y 2014.

Suscribirse a este canal RSS